Acuerdo entre Xcel y Boulder: ¿Qué implica?

En julio, la ciudad anunció un acuerdo monumental con Xcel Energy que, de ser aprobado por el electorado, terminaría con 10 años de esfuerzos de municipalización (por ahora) y volvería a establecer un acuerdo de franquicia entre Boulder y la compañía de servicios públicos. 

A continuación, un análisis de los detalles del acuerdo.

Se restablecerá un acuerdo de franquicia, lo cual significa que Boulder autoriza a Xcel “a usar las calles, los callejones, las calles de prioridad de paso, los accesos públicos, y otra propiedad pública para el propósito de proporcionar servicios de electricidad y gas natural a residentes y negocios dentro de la ciudad.”

Xcel reanudará el pago, de la factura por franquicia, al fondo general de Boulder (más sobre eso a continuación). Boulder no ha realizado un acuerdo por franquicia desde enero de 2011, pero debido a que la electricidad es esencial, Xcel debe proporcionar este servicio.

Boulder cesará en su búsqueda de un sistema de servicios de electricidad que pertenezca a la ciudad (municipalización), lo cual incluye desechar casos legales pendientes y procedimientos reguladores. Dos casos de clausura están en curso. Boulder apeló la eliminación de su primera presentación en 2019. Una vez que se haya resuelto ese juicio, la ciudad retirará el otro caso de condenación y acordará no presentar ningún otro asunto, relacionado a la municipalización, al tribunal. Boulder también suspenderá procedimientos que involucran reguladores federales.  

Xcel acepta, mientras tanto, no realizar trabajo alguno relacionado a la municipalización, y Boulder no pagará por ese tipo de trabajo. Si Xcel quiere mejorar el sistema de Boulder, cualquier mejoramiento que cueste más de $5 millones, excepto lo que tenga que ver con fiabilidad o seguridad, o aquello que ya ha sido aprobado por reguladores del estado, será sujeto a aprobación de parte de la ciudad.

Sin embargo, la ciudad podrá intentar establecer los servicios nuevamente en el futuro. Los casos legales, los procedimientos regulatorios, todo eso se reanudará si Boulder no estaría satisfecho con la colaboración con Xcel. Varias condiciones del acuerdo abordan intentos futuros de municipalización, incluyendo:

  • Un límite fijo de $200 millones por costos de adquisición de los bienes inmuebles de Xcel en Boulder. Los ingresos que Xcel perderá por no tener a Boulder como un cliente, a lo que se refiere como empresa solvente, están dentro del marco de negociación. La compañía había previamente calculado más de $300 millones, mientras que Boulder insistió, en base a prioridad legal, que no se responsabilizaría por asuntos de empresa solvente. 
  • Retención de acuerdos sobre exactamente lo que Boulder comprará en caso ocurriese una separación, durante el largo proceso, en la Comisión de Servicios Públicos (PUC). Los bienes inmuebles podrían ser aumentados o eliminados de la lista, pero Xcel puede oponerse a que se elimine un bien inmueble que no haya sido aprobado por el PUC, y tiene el derecho de ser compensado adicionalmente.
  • Un acuerdo sobre quién paga por cierta parte del proceso en caso de una separación, lo cual también se aprobará por la PUC. Al momento, Boulder ha pagado $3.6 millones a Xcel por su trabajo, además de $300,000 por el estudio de subestación. Si se realizaran futuros esfuerzos de municipalización, Xcel pagaría el costo de actualizar estudios y diseños para cambios en subestaciones. Boulder pagaría a Xcel por actualizar el plan de separación y diseño de distribución.
  • Planes para lidiar con las seis subestaciones de la ciudad, lo cual el Acuerdo con la PUC no cubre. Boulder planea comprar dos subestaciones (NCAR; $3.24 millones, y Gunbarrel; $7.72 millones) y construir tres nuevas (Leggett, Sunshine, Planta de Tratamiento de Aguas Residuales) además de una adicional para Xcel en la planta de tratamiento de aguas residuales. La compañía de servicios públicos retendrá la sexta (la Terminal de Boulder) y la operará en nombre de Boulder a través de un trato que debe ser aprobado por autoridades federales. El costo de compra de dos subestaciones está incluido en el límite de $200 millones. La compra de las subestaciones de NCAR y Gunbarrel también será sujeta a la aprobación federal.  Como parte del acuerdo, Boulder retiene su derecho a argumentar que las subestaciones pueden ser clausuradas, mientras Xcel retiene el derecho a oponerse.

Los reguladores del estado aún tendrán que emitir la aprobación final de municipalización eventual, después de un voto electoral, y requerirán una solicitud conjunta por parte de Xcel y Boulder para la separación de los dos sistemas. 

Antes de volver a presentar la declaración, se ejecutará una valoración del sistema. Boulder y Xcel deberán estar de acuerdo en determinar quién produce la valoración, y en cuanto al método utilizado. Si no logran llegar a un acuerdo dentro de 60 días, Boulder escogerá.

Se negociará un precio de compra dentro de por lo menos tres meses antes de que Boulder pueda presentar una declaración de clausura en el tribunal. Boulder no será responsable del pago de las facturas de representación legal de Xcel, tal como ha sido durante el proceso de municipalización actual, a menos de que el valor del sistema de Xcel, que es determinado por el tribunal, sea de 150% o más de lo que Boulder ofreció. 

Xcel acepta no oponerse a futuras acciones de clausura, aunque Boulder y la compañía de servicios públicos pueden apelar fallos federales que tienen que ver con otorgaciones aisladas de costos.

Boulder tendrá una vía de escape (varias, en realidad) en cuanto a su acuerdo con Xcel. Los acuerdos franquiciaros son de 20 años. La ley estatal permite que las ciudades se salgan de este tipo de acuerdo dos veces; en el año 10 y en el año 15. Boulder tendrá varias otras oportunidades, en ciertos años, si Xcel no logra sus objetivos de reducción de carbono, y en otros, “sin tener que presentar una razón.” Un voto electoral o una mayoría de seis miembros del concejo puede eliminar la franquicia en 2023, 2025, 2026 2028, 2031, y 2036.

El progreso de reducción de uso de carbono de Xcel se medirá en base a plan acordado.

Si Boulder quiere salirse del acuerdo en 5, 10, o 15 años, tendrá hasta el 31 de diciembre después del aniversario de la aprobación de la franquicia por el PUC para notificar a Xcel su decisión. Con respecto a ejercer la opción de salirse del acuerdo en base a emisiones, la ciudad tendrá hasta la mitad de diciembre del próximo año, lo cual cubrirá dos ciclos de elecciones de noviembre. No se sabe en qué periodo del año se publicará la información.

“Por causa justa y bajo mutuo acuerdo entre las partes,” el acuerdo dicta que “estos limites podrían ser ajustados en base a circunstancias extraordinarias.”

Una mayoría de 2/3 (seis miembros) del concejo o un voto del electorado (por petición o referéndum) puede terminar la franquicia de Xcel, lo cual iniciaría un retorno a la municipalización.

La ciudad podría lograr un 100% de renovables para el 2030, meta que fue fijada por el compromiso climático. Por lo menos la mitad de la electricidad de Boulder será producida dentro de la ciudad. Xcel continuará transmitiendo, proporcionando, y comprando la electricidad generada por Boulder, igual como lo hace actualmente.

Cerrar la brecha existente entre las reducciones de 80% de Xcel y los objetivos de Boulder podría requerir los proyectos locales (Vea abajo) y las planificaciones de las redes de electricidad. Tres entidades supervisarán este trabajo: los ejecutivos de Xcel y Boulder, el equipo de operaciones de ambas partes, y un “comité de supervisión” de miembros de la comunidad, lideres de negocios, y representantes de CU. 

Los proyectos propuestos podrían ser completados dentro de cinco años, y han sido “diseñados y estructurados para tener el mayor impacto posible para la mayor cantidad posible de residencias y/o negocios,” abordan los objetivos equitativos de Boulder, y no podrían ser posibles sin una colaboración con Xcel. Ambas partes buscarán fondos externos y posiblemente contribuyan a cubrir los costos.

“El acuerdo no requiere que la ciudad destine ningún fondo. Permitirá que la ciudad y Xcel revisen la viabilidad financiera de los proyectos, y según su juicio, la ciudad podrá decidir si el proyecto es suficientemente valioso como para recibir fondos de parte de la ciudad o de empresas, o subvenciones.

Es posible que la ciudad recupere parte de sus inversiones en estos proyectos, si Xcel decide implementarlo en otros sitios:

“Según el financiamiento por parte de Boulder del 100 porciento de un proyecto o programa piloto, que sea presentado por Xcel Energy, dentro de 10 años del lanzamiento del proyecto o programa piloto, a otros clientes de Colorado de Xcel Energy, Xcel reembolsará a Boulder según sea necesario,” está escrito en el acuerdo. “Dichos reembolsos podrían ser sujetos a aprobación por parte de PUC.”

Una lista de proyectos presentados:

  • Microredes de electricidad
  • Chautauqua (líneas subterráneas, 100% de energía renovable, microredes; demonstración de energía neta nula en ambientes de preservación histórica)
  • Alpine Balsam (Demostración de energía neta nula en un nuevo desarrollo de 9 acres de uso mixto)
  • Proyecto de energía de hidrógeno (implementar una producción y sistema de almacenamiento de hidrógeno)

Xcel pagará $33 millones para enterrar las redes de electricidad de Boulder durante el periodo de la franquicia. La compañía dedicará 1% de los ingresos generados por la ciudad a redes “subterráneas” en la ciudad. Enterrar las redes hace que los apagones sean menos frecuentes (porque impide que árboles y restos caigan sobre ellos durante las tormentas).

Como consecuencia de la tierra rocosa de Boulder, el proyecto resulta caro. La ciudad perdió la oportunidad de implementar proyectos subterráneos de $10 millones mientras no estaba bajo franquicia. Xcel prometió que aproximadamente la mitad de sus gastos ($16.5 millones) serán destinados a esto durante los próximos cinco años. 

Las áreas de prioridad serán determinadas, pero el personal dijo que se aplicará el filtro de equidad de Boulder al proceso de toma de decisiones.

Boulder tendrá acceso a los datos de Xcel, incluyendo:

  • Un mapa del sistema de distribución (que indica lo que Boulder está comprando) proporcionado anualmente
  • El modelo de Flujo del Sistema de Electricidad
  • La Cifra del Suministro de las Subestaciones (por hora) / Punto Máximo de la Demanda Anual
  • Información sobre Energía Solar / Renovable (generación y almacenamiento)
  • Operación y Manejo (reportes frecuentes de manejo de vegetación y pruebas de postes)
  • Operación y Manejo: Reportes de las subestaciones (precios de actualizaciones grandes del sistema)
  • Documentos de planificación para los próximos dos años
  • Plan y prioridades de proyectos subterráneos (los proyectos del último año, plan y precio, próximos proyectos, plan y precio)
  • Mapas de Fiabilidad de Calefacción
  • Participación por parte de los residentes en una variedad de programas (sistemas de carga de vehículos eléctricos, jardines solares, energía solar en el sitio, etc.)
  • Emisiones de carbono calculadas en base al uso eléctrico
  • Emisiones de carbono calculadas en base al uso de gas
  • Inversiones anuales y ahorros para Boulder

Xcel y Boulder colaborarán para influenciar a legisladores para lograr cambios. Varios temas han sido propuestos. El más crucial es el reglamento que dicta que una propiedad solamente puede generar el 120 porciento de la electricidad que consume. Eso es importante porque limita la capacidad de aquellos que no pueden instalar energía solar (inquilinos, por ejemplo) para generar la electricidad en sus hogares con energía renovable.

Los objetivos de los esfuerzos de influencia colaborativa: 

  • Eliminar o incrementar sustancialmente la limitación de 120% de generación en el sitio
  • Desarrollar una nueva tarifa para obtener el rendimiento financiero rápido por la transición a buses eléctricos.
  • Eliminar las barreras que impiden la distribución local de grandes cantidades de generación
  • Facilitar las microredes de electricidad en proyectos específicos
  • Xcel compartirá datos con la Ciudad para apoyar  los proyectos y programas

La tarifa por la franquicia reemplazará el Impuesto de Ocupación de Servicios Públicos (UOT) en el fondo general de la ciudad. Xcel paga a cada ciudad el 3% de los ingresos que genera a través de la tarifa de franquicia. Dicha tarifa se cobra por medio de facturas de clientes, y se envía a Boulder. Esa tarifa fue reemplazada por el UOT a través de un voto electoral en 2010. Una vez que se reestablezca una franquicia, la tarifa por franquicia reemplazará $4.7 millones de los ingresos del UOT.

Se suspenderá la porción del UOT que es destinada a la municipalización. En 2011 el electorado expandió el UOT para pagar por la investigación de servicios públicos proporcionados por la ciudad. Eso se extendió en 2017 y caducará en 2022, o cuando Boulder esté nuevamente bajo franquicia. Boulder tendrá que pedir al electorado que vuelva a determinar el destino de ese dinero (poco menos de $2.1 millones) para pagar por los proyectos piloto anteriormente mencionados; se presentará esa medida en la papeleta electoral, con el acuerdo, este noviembre, y se destinaría los fondos del UOT y los extendería hasta 2025. Se calcula que se ganarán $2 millones por el impuesto cada año, lo cual se destinaría al objetivo de alcanzar un 100% de energía renovable, o a ayudar a residentes de bajos ingresos a pagar facturas por servicios públicos.

“La ciudad tendrá que destinar recursos sustanciosos al esfuerzo de la eliminación completa de carbono en el suministro de electricidad,” escribió el personal en sus notas para el concejo.

– Shay Castle, boulderbeatnews@gmail.com, @shayshinecastle

Traducido por Martín Better

%d bloggers like this: